Tengamos misericordia para los necesitados

Cuando Jesús caminaba por Galilea, muchos menesterosos le gritaban: “¡Señor, ten piedad!”. El ciego a la salida de Jericó (Lc 18, 38; Mc 10, 47), la cananea en tierras paganas (Mt 15, 22); el padre del endemoniado en las faldas del Tabor (Mc 9, 22; Mt 17, 15); los leprosos en el camino hacia Jerusalén (Lc 10, 13)… De todos, el Maestro se apiadaba, pues pasó por la vida haciendo el bien», como proclama S.  Pedro (Act 10, 38).

El Señor nos exhortó en innumerables ocasiones a imitarle. Practiquemos la misericordia con los necesitados para que Dios tenga con nosotros la suprema Misericordia.

El publicano que en el Templo imploraba piedad, la obtuvo (Lc 18, 13); pero el siervo a quien fueron perdonados diez mil talentos, y no quiso condonar cien denarios, fue justamente castigado (Mt 18. 23-35).

La Misericordia de Dios, repite la Escritura, está siempre dispuesta a perdonarnos todas nuestras faltas: “aunque tus pecados sean como la escarlata, se volverán blancos como la nieve” (Is 1, 18). La única condición es que por nuestra parte, también ejerzamos la misericordia con los necesitados en el cuerpo o en el alma, a veces carentes también del pan que llevarse a la boca, sin casa, consuelo, y afecto. Son éstas, almas necesitadas de un buen ejemplo, consejos, amigos…

Hoy escasean muchas de estas cosas, no evaluadas estadísticamente. En la actualidad, existen muchos carentes de Dios; necesitados de prójimos. Con buenos sentimientos y deseos de ayudar desinteresadamente.

Historias parecídas

Inmaculada Concepción

Inmaculada Concepción

El dogma de la Inmaculada Concepción La Inmaculada Concepción de María es el dogma de fe que declara que, por una gracia especial de Dios, Ella fue preservada de todo pecado desde su concepción. En el año 2014 se celebra el 160 aniversario de la Proclamación del Dogma...

San José

San José

San José es una figura sencilla y humilde, silenciosa y pobre en apariencia, pero Dios le ha encomendado una misión única y maravillosa. Este hombre del silencio es un hombre aparte, aun en medio de los bienaventurados. Era de la estirpe real, de familia de David....

San Juan Eudes

San Juan Eudes

Este santo compuso una frase que se ha hecho famosa entre los creyentes. Dice así: «Para ofrecer bien una Eucaristía se necesitarían tres eternidades: una para prepararla, otra para celebrarla y una tercera para dar gracias». Nació en un pueblecito de Francia, llamado...