fbpx

Tengamos misericordia para los necesitados

Cuando Jesús caminaba por Galilea, muchos menesterosos le gritaban: “¡Señor, ten piedad!”. El ciego a la salida de Jericó (Lc 18, 38; Mc 10, 47), la cananea en tierras paganas (Mt 15, 22); el padre del endemoniado en las faldas del Tabor (Mc 9, 22; Mt 17, 15); los leprosos en el camino hacia Jerusalén (Lc 10, 13)… De todos, el Maestro se apiadaba, pues pasó por la vida haciendo el bien», como proclama S.  Pedro (Act 10, 38).

El Señor nos exhortó en innumerables ocasiones a imitarle. Practiquemos la misericordia con los necesitados para que Dios tenga con nosotros la suprema Misericordia.

El publicano que en el Templo imploraba piedad, la obtuvo (Lc 18, 13); pero el siervo a quien fueron perdonados diez mil talentos, y no quiso condonar cien denarios, fue justamente castigado (Mt 18. 23-35).

La Misericordia de Dios, repite la Escritura, está siempre dispuesta a perdonarnos todas nuestras faltas: “aunque tus pecados sean como la escarlata, se volverán blancos como la nieve” (Is 1, 18). La única condición es que por nuestra parte, también ejerzamos la misericordia con los necesitados en el cuerpo o en el alma, a veces carentes también del pan que llevarse a la boca, sin casa, consuelo, y afecto. Son éstas, almas necesitadas de un buen ejemplo, consejos, amigos…

Hoy escasean muchas de estas cosas, no evaluadas estadísticamente. En la actualidad, existen muchos carentes de Dios; necesitados de prójimos. Con buenos sentimientos y deseos de ayudar desinteresadamente.

Historias parecídas

Santa María de las cuatro palabras

Santa María de las cuatro palabras

Santa María de las cuatro palabras                   Señor Jesús, al entrar en este mundo, enviado por el Padre, dijiste entusiasmado: “Padre, me has dado un cuerpo apto para todo sacrificio: aquí estoy, para hacer tu voluntad”. Infunde en mi corazón los mismos...

Santa María de las esperas

Santa María de las esperas

Santa María de las esperas   Santísima Virgen María, Madre de Dios, que es rico de tiempo y de larga espera; nosotros, pobres de tiempo y con escasa capacidad de aguante, que tenemos que estar esperando constantemente y nos cuesta mucho esperar, implóranos tu...

Santa María de la Vida Oculta

Santa María de la Vida Oculta

Santa María de la vida oculta Santa María de la vida oculta en los largos años de Nazaret, vengo a pedirte que me admitas junto a San José, a compartir esa vida oculta con Cristo para Dios. Por el bautismo, nuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Los...